“Ha sido un Sónar memorable. Como siempre”. Con esta corta pero sincera afirmación podríamos definir desde el equipo de Clubberize la última edición del festival de música avanzada de Barcelona. Una frase que se repetiría año tras año si fuésemos micro en mano preguntando a pie de pista a los asistentes que se dejan la piel cada año en escenarios como SonarClub o SonarPub. Pero, ¿se trata quizás de una opinión desproporcionada y sesgada por la emoción de tres días y dos noches intensas? ¿Un exceso de dopamina y serotonina? ¿O bien estamos en lo cierto? Desde Clubberize queremos razonar y analizar lo que ha sucedido durante el Sónar de la mejor manera posible: con un repaso a las mejores actuaciones, según nuestro criterio, que hacen siempre tan especial al festival de los festivales.

spi2930_5933_sonarvillage_arielmartini

Música avanzada, pero de verdad

– El atrevimiento de Autechre a realizar un live totalmente a oscuras y de lo más agresivo musicalmente hablando: escupiendo sus típicos beats descompuestos y experimentales (es decir, los que predominan en discos como “Confield” o “Exai”) sin el menor miramiento. Y, por supuesto, sonaron igual de futuristas que siempre, pese a ser una formación activa desde 1991.

FKA Twigs se erigió como la definitiva diva del futuro, gracias a su mezcla de pop, r&b y beats abstractos que tan bien combina con sensuales bailes espasmódicos provistos de una gran clase.

– Los visuales de las actuaciones de Koreless y Lee Gamble parecía que venían directamente de otro tiempo, de aquellos que imaginaron los escritores de ciencia ficción J. G. Ballard o Philip K. Dick.

Holly Herndon representa lo que será la música dentro de no mucho tiempo -música ‘post-Snowden, dicen-, con un show que codifica patrones y flujos de datos de diversas fuentes -del mismo público, por ejemplo- para lanzar canciones de un poderoso lenguaje post-internet.

spi3014_1673_koreless_complex_sonar2015_arielmartini-7

Village: luz verde al hedonismo

Hay algo especial en el escenario del Sonar de Día “Village”. Quizás es su césped artificial que invita a danzar y estirarse sobre él, o quizás son las cotas de comunión que se alcanzan como si fuera una fiesta en Ibiza justo cuando se pone el sol. Sin lugar a dudas, el sitio más friendly de todo el festival.

Kasper Bjorke brilló con un DJ set enfocado a unos ritmos más duros y bailables a los que nos tiene acostumbrados.

Desert DJ’s y Headbirds demostraron que el talento nacional no está reñido con poner patas para arriba el Village. Un escenario que les fue como un guante.

Henrik Schwarz y su cierre del Sónar de Día mediante el house de toda la vida, que permite hermanarse con el desconocido de al lado lado mientras los últimos rayos de sol penetran sin oposición en la retina.

result

Transgresión y nuevos caminos

Niño de Elche vs Los Voluble, o como abrir nuevas vías de expresión de electrónica con regusto reivindicativo (ecos del 15M en las letras cantadas con el deje flamenco por parte de Niño de Elche e hipnóticos visuales con mensajes anti-casta política) y música rave e industrial pasada de rosca. Alucinante.

Arca y su música no es que vengan del futuro, sino que directamente proviene de otro planeta con vida inteligente alienígena. Techno aséptico, deshumanizado y con mensaje (el de los límites de la sexualidad) del todo necesario.

Squarepusher y su vuelta a las raíces de la mala baba (IDM desmadrada y revienta-tímpanos), combinada con spam audiovisual hipersensible. Solo apto para los más valientes.

spi3032_4306_chemicalbrothers_club_sonar2015_arielmartini-25

Cultura de club: nuestra pasión

Jamie XX y su DJ set altamente relacionado con su nuevo y brillante LP de debut, “In Colours”. Mucha clase y elegancia.

Chemical Brothers, el dúo que ayudó a forjar la cultura de club en los 90 y que hoy en día siguen llenando hasta la bandera sus directos. “Hey boy hey girl” infalible, como siempre, aunque la coloquen al inicio del directo.

Laurent Garnier y su mítico set de cierre en el fastuoso SonarPub, con el sol saliendo y los brazos apuntando al cielo.

Y hasta aquí nuestra selección de algunos de los mejores momentos, que además hemos querido inmortalizar en una playlist de Spotify. ¿Y los tuyos, cuáles han sido?

Deja tu comentario