Es un hecho: el frío parece que se instala poco a poco en la Ciudad Condal, sin piedad y con un avance planificado e imparable. ¿A quién no le gusta…