Noche de infarto en el Club Moog, como la de las tardes de transistores en los campos de fútbol en plena última jornada… Pero en esta ocasión, cambiamos los aparatos…